Mitsuo Ichikawa escucha la dominante voz de alguien al teléfono diciendo: “He matado a una mujer”. Esa voz era la de su compañero de clase durante el instituto, con el que además compartía nombre. Esa voz revive viejos y olvidados recuerdos de ese hombre, que también reviven viejas pasiones. Ambos Mitsuos se reúnen como cómplices y su relación, que siempre ha sido la de amo y sirviente, comienza a cambiar a algo nuevo.

Tu opinión nos importa, ¡déjanos un comentario! ¡Déjanos tu comentario!

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here